Capítulo 14

Viajes

Para todas las personas con diabetes
Para todas las personas con diabetes insulinodependiente
Para las personas con diabetes insulinodependiente que viajan fuera de su huso horario

No importa el motivo de su viaje, su diabetes viaja con usted. No puede ignorar la dieta, ejercicio y régimen de insulina solamente porque está lejos de su casa. De cualquier manera, es muy importante no sentirse atrapado por su diabetes. Y recuerde que usted puede ir a los mismos lugares que las personas sin diabetes. Solamente recuerde que estas simples ideas ayudarán para que todo sea mucho mas fácil. ¡Feliz viaje!


Ideas válidas para todas las personas que tienen diabetes

Antes de salir:

  • Hágase un examen médico. Si va a visitar un lugar donde la diarrea puede llegar a ser un problema, pídale a su médico una receta para un medicamento antidiarreico. También es útil llevar algo que pueda prevenir o tratar las náuseas.
  • Póngase las vacunas requeridas algunas semanas antes de su viaje para evitar reacciones que puedan interferir con la estabilidad de su glucemia estando lejos de su casa.
  • Si es que planea un viaje a un país donde el español no es el idioma principal, trate de aprender a decir: "Soy diabético, por favor llame a un médico. Necesito jugo de frutas o azúcar, por favor", en el lenguaje del país que visitará. (también puede escribirlo claramente en un papel que deberá llevar siempre con usted).
  • Elija cuidadosamente los hoteles y trate de saber de antemano que tipo de comodidades y servicios hay disponibles.
  • Siempre lleve consigo alguna forma de identificación médica. Lo mejor es tener un brazalete o collar que tenga engravado el emblema médico.
  • Si usted toma medicamentos orales para el control de la diabetes, lleve una cantidad suficiente para el viaje completo. Es muy probable que tenga dificulatdes para conseguir su remedio en un país extranjero.
  • Lleve consigo su propio equipo para medir el azúcar de su sangre y para medir cetonas en la orina. Recuerde que durante un viaje, hay muchas cosas que cambian, y la única forma de evaluar su control es midiendo su glucemia frecuentemente.

Durante el viaje:

  • Si usted viajará por avión, llame a la aerolínea 24 horas antes del vuelo para pedir un menú especial. Dígale a la azafata que usted tiene diabetes. TENGA SIEMPRE CON USTED UN BOLSO DE MANO CON TODOS SUS REMEDIOS, NO LO DESPACHE CON EL EQUIPAJE. 
  • Una vez que ya está viajando, manténgase activo. Si está viajando en su auto, pare de vez en cuando, y camine alrededor por unos cinco minutos. Si está en un tren, puede caminar a lo largo de vagón cada dos o tres horas. Si en un bus, aproveche las paradas y camine un poco para estirar los músculos.
  • Si viaja en su auto, lleve comida consigo, en caso de emergencias. Una llanta que se arruine, o si el auto tiene un desperfecto mecánico, pueden hacer que no se encuentre cerca de un restaurante a la hora de la siguiente comida.

Al llegar a destino:

  • Tenga a mano el número de teléfono de su médico. Póngalo cerca del teléfono del dormitorio o en su billetera. De esta manera, si lo necesita, no desperdiciará tiempo buscando esta información.
  • Usted en realidad puede comer donde quiera, pero los restaurantes que no son para comida de paso generalmente tendrán cosas mas compatibles con su dieta. Si va a ordenar comida a su habitación, no espere hasta el último minuto para hacerlo. Ordene su comida unos 30 minutos antes de la hora en que planea comer.
  • En América del Sur, o América Central, Asia y Africa, evite comer los siguientes tipos de alimentos: Carnes crudas, leche, helados, salsas con crema, quesos de crema, agua o cubitos de hielo, frutas que han sido peladas, lechuga y otras verduras con hojas.
  • Siempre lleve consigo latitas pequeñas de fruta seca, jugo, manteca de maní, galletitas. Estos bocadillos pueden ser usados para sustituir una comida si es necesario.
  • No se siente a tomar sol por muchas horas los primeros días. Use bronceadores que tengan un factor de protección solar #15 para evitar quemaduras.
  • Recuerde las reglas básicas para el cuidado de los pies ( vea el Capítulo 11 ). No use zapatos nuevos en las vacaciones. Inspeccione sus pies diariemente. Si se le forman ampollas por caminar mucho, aplíquese un antiséptico suave y una gasa pequeña, sostenida en el lugar con un poco de tela adhesiva hipoalergénica. ¡ No rompa las ampollas!.
  • No camine descalzo en la arena de la playa donde pueden haber piedras y conchas que pueden cortarle la piel. Siempre use algún tipo de calzado.
  • Si se enferma en un viaje, recuerde las reglas para los días en que está enfermo (vea el Capítulo 10

Para las personas que tienen Diabetes Insulinodependiente

  • Lleve la insulina con usted, junto con las jeringas. La insulina U-100 se puede conseguir en la mayoría de los países, pero uno nunca puede estar seguro. La insulina no necesita refrigeración,pero debe ser protegida de extremos de temperatura, tanto calor como frío . No deje su insulina en el tablero de un auto al sol . Si viaja por avión, lleve la insulina en su equipaje de mano. 
  • Lleve una carta escrita por su médico que diga que usted tiene diabetes y que deba llevar la insulina y los elementos para medir su azúcar con usted. Esto lo protegerá en el caso de que le hagan preguntas respecto de las jeringas, o en el caso de que las pierda y necesite repuestos. Siempre lleve consigo azúcar de acción rápida. Es probable que necesite ajustar el alimento de acuerdo al nivel de actividad. El andar en bicicleta y caminar hacen quemar muchas calorías. Para estar seguro, mida su azúcar frecuentemente.
  • Asegúrese que las personas con las que viaja, conocen los síntomas de una reacción hipoglucémica y saben qué hacer para ayudarlo

Para personas con Diabetes Insulinodependiente que deben viajar a zonas con distintos husos horarios

  • Si está usted planeando un viaje que lo llevará a lugares que tienen una hora distinta a la del lugar donde vive, pregúntele a su médico sobre la mejor manera de ajustar sus comidas y los horarios para inyectarse la insulina. Si es que le toca hacer un largo vuelo, mantenga su reloj con la hora del lugar de salida y coma sus bocadillos y comidas de acuerdo a esa hora. Reanude sus dosis normales el día siguiente, a la hora del lugar de llegada .

Guía general para viajes que cruzan husos horarios


Viajando hacia el Este (Día mas corto)

Oeste ----------- >
----------- >
----------- > Este 
8 de la mañana. 6-8 de la tarde .Hora del lugar de salida
2/3 de la dosis de insulina de acción intermedia o prolongada 2/3 de la dosis de insulina de acción intermedia o prolongada

Mantenga las dosis usuales de insulina antes de las comidas


Viajando hacia el Oeste (Día mas largo)

Este ----------- >
----------- > ----------- >
----------- > Oeste
08:00 hs
16-18 hs
16-18 hs hora del lugar de salida
Dosis usual de insulina de acción intermedia o de larga duración mas la dosis usual de insulina regularDosis extra de insulina regular, _____ unidades si es necesario, de acuerdo un nivel de glucemia de _____ mgDosis usual de insulina de acción intermedia o prolongada

RECUERDE: El cuidado de la diabetes es un esfuerzo de equipo que lo incluye a usted, su médico y el personal educador para la diabetes del lugar donde usted recibe su cuidado médico. Este manual no puede y no fué escrito con la intención de reemplazar ese trabajo en equipo. 

Aquí se presenta el punto de vista del grupo para el cuidado de la diabetes del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Es posible que otros grupos tengan otra aproximación a algunos aspectos de la diabetes que difiera de los presentados en este manual. Aunque la mayoría de los grupos que tratan a las personas diabéticas tienen una gran concordancia en lo que respecta a PRINCIPIOS GENERALES del cuidado de la diabetes, pueden haber diferencias en DETALLES. Puede haber más de una" forma correcta" de tratar un tema específico en relación al manejo de la diabetes. 

Manténgase siempre en contacto con su equipo para el cuidado de la diabetes, y hágales cualquier pregunta que pueda tener sobre el contenido de este libro.


Copyright 1995, 1996, 1997 Ruth E. Lundstrom, R.N., John P. Mordes, M.D., Aldo A. Rossini, M.D. All rights reserved.

Spanish translation copyright 1997 Jessie A. Block-Galarza, M.D. and John P. Mordes, M.D.

This page was last revised on July 9, 1997.