Capítulo 13

Diabetes y La Familia

PARTE I: Embarazo:

Antes de comenzar un embarazo
Durante el embarazo
El parto
Diabetes del embarazo

PARTE II: Consejos para los padres de niños con diabetes

Problemas que deben tenerse en cuenta
El Rol de los Padres
Niñeras

PARTE III: Cosas que el personal de la escuela debería saber acerca del niño con diabetes

Información general
Reacciones Hipoglucémicas (por la insulina)
Consejos generales
Información para el maestro

Este capítulo trata temas de interés especial para las familias que tienen un miembro con diabetes. La parte I se concentra en las necesidades especiales de las mujeres con diabetes durante el embarazo. La parte II, provee consejos para los padres que tienen niños con diabetes.


Parte I: Embarazo 

Las mujeres que tienen diabetes tipo I requieren un especial cuidado y atención durante el embarazo. Ella y su marido necesitan comprender los efectos de la diabetes en el embarazo, y los efectos del embarazo sobre la diabetes.Ambos necesitarán saber acerca de dosis de insulina, dieta, ejercicio, y cómo reconocer y tratar la hipoglucemia. La obtención de un excelente control antes de comenzar un embarazo, y el mantener ese control durante el mismo, aumentan grandemente las chances de tener un hijo saludable.Para otras preguntas que usted pueda tener luego de leer esta sección , vea a su educador para la diabetes o a su médico, y obtenga una copia de Diabetes and Pregnancy: Qué esperar, o Gestational Diabetes: Qué esperar, publicado por la American Diabetes Association, 1970 Chain Bridge Road, McLean, Virginia 22109-0592.

Antes de comenzar un embarazo

Cuando usted planea su emvarazo, deberá tomar en cuenta de que los costos serán mayores para la mujer diabética que para la que no lo es. Se necesitan cuidados especiales durante el embarazo y precauciones especiales durante el parto; además su bebé puede llegar a necesitar atención especial al nacer. Elija cuidadosamente el grupo médico que la atenderá antes de comenzar su embarazo. El obstetra, pediatra, diabetólogo y la educadora de diabetes, trabajarán juntos para proveer el mejor cuidado y consejos. Ellos también la ayudarán a elegir un hospital que tiene lo más avanzado en instrumental de monitoreo y sala de atención para niños de alto riesgo.

Las estadísticas indican que el 5-7% de los bebés nacidos a las mujeres que tienen diabetes insulinodependiente tienen anormalidades. La buena noticia es que logrando un excelente control del azúcar sanguíneo antes de ,y especialmente durante los tres primeros meses de embarazo, el riesgo de anomalías congénitas se reduce al que tienen las mujeres que no tienen diabetes: 2-3%. El grado de control puede ser evaluado mediante la medición del azúcar de su sangre en forma diaria, y la obtención de la hemoglobina glucosilada, o hemoglobina A1c. Este análisis provee información acerca del control de su glucemia durante las 8-12 semanas anteriores. El resultado debería ser normal antes de que comience un embarazo.

Durante el embarazo

Durante el primer trimestre, la hipoglucemia puede llegar a ser un problema porque debido a las nauseas y a veces vómitos, las señoras no se sienten con ganas de comer. La hipoglucemia también puede ocurrir porque el bebé usa azúcar que obtiene de la sangre materna para poder mantener el crecimiento. Durante el segundo y el tercer trimestre, los requerimientos de insulina se duplican y aún triplican. El monitoreo frecuente de la glucemia, los ajustes de las dosis de insulina, ejercicio, descanso apropiado y una buena dieta ayudan grandemente a lograr y mantener un buen control.

Cuidados a tener durante el embarazo

Para maximizar las posibilidades de dar a luz un bebé normal y saludable, siga estas reglas simples reglas durante el embarazo:

  • Vea a su médico cada 1-2 semanas.
  • Siga fielmente su programa de dieta y ejercicio.
  • Monitoree su glucosa sanguínea 4-8 veces por día, y anote los resultados.

Inyéctese la insulina de la manera prescrita por su médico. Es probable que necesite 3-4 dosis por día y que deba hacer cambios frecuentes de dosis de insulina.

Recuerde que si su diabetes está fuera de control, puede ser necesario hospitalizarla.

Debido a que la hipoglucemia ocurre más frecuentemente durante el embarazo, usted siempre debe llevar consigo algún dulce que le provea de azúcar de acción rápida , y además nunca debe omitir comidas o snacks. La cetosis puede desarrollarse muy rápidamente cuando usted está enferma. Debido a ello, siempre mida las cetonas en su orina en los días en que está enferma, y en cualquier ocasión en que su azúcar esté mas elevada que 250 mg. Otros problemas menos comunes que pueden afectar tanto a la mujer diabética como a la no diabética durante el embarazo incluyen:

  • Polihidramnios, o sea, una excesiva cantidad de líquido amniótico.
  • Toxemia, caracterizada por presión sanguínea elevada, presencia de proteína en la orina, e hinchazón de las manos y los pies.
  • Edema o hinchazón generalizada.

Las mujeres con un control diabético inapropiado tiene una mayor cantidad de abortos espontáneos, pero en las mujeres saludables, con diabetes bien controlada, el riesgo es el mismo que en las mujeres sin diabetes.

Los bebés que nacen de mujeres diabéticas pueden ser más grandes que el promedio. Esto es una consecuencia directa de una glucemia elevada en la madre. Si el azúcar está muy elevado especialmente durante el último trimestre, el bebé puede llegar a pesar 10 libras (5 kilos) . El crecimiento del bebé es seguido mediante una técnica que se llama ultrasonido, y no tiene efectos dañinos en el bebé.

Para otro test que puede ser necesario ( el índice LS) , su médico insertará una aguja en la cavidad amniótica dentro del útero y así obtendrá una pequeña cantidad de líquido. Este índice, provee información acerca de la habilidad del bebé de respirar por sí mismo luego de nacer. Se han se han desarrollado ciertas clasificaciones para ayudar a predecir el resultado del embarazo. Basándose en esta clasificación y en los resultados de los análisis anteriores, su médico decidirá cuando es la mejor fecha para el parto.

Parto

La mayoría de las mujeres con diabetes pueden dar a luz cerca de la fecha estimada sin mayores complicaciones. Para estar seguros, muchos médicos obstetras prefieren que sus pacientes tengan su bebé un poco antes de la fecha, y logran eso ya sea induciendo el parto o haciendo una operación cesárea. La mayoría de los bebés nacidos a mujeres con diabetes, son cuidados en una sala para niños de alto riesgo o en una sala de cuidados intensivos. Esto se hace para asegurar que haya monitoreo y observación apropiada por cualquier problema que pueda presentarse. El bebé puede llegar a tener azúcar bajo, y necesitar de glucosa extra administrada intravenosamente como líquido u oralmente. Si el bebé es prematuro, también puede requerir cuidados especiales.

Después de que su bebé ha nacido, usted experimentará una gran disminución en los requerimientos de insulina. Si se ha planeado una fecha para la inducción del parto, necesitará solo la mitad de la dosis de lo que usaba antes del embarazo. Esto puede durar por varias semanas. Mantenga un diario cuidadoso de las mediciones de su glucemia; el grupo médico que la atiende usará esta información para determinar los ajustes necesarios en las dosis de insulina.Si usted decide amamantar a su bebé, necesitará menos insulina, más calorías, y grandes cantidades de líquidos. La hipoglucemia puede suceder rápidamente en mujeres que amamantan a sus bebés, de modo que siempre mantenga azúcar a mano.

Diabetes del embarazo

La Diabetes del embarazo es la que, como su nombre lo indica, es diagnosticada durante el embarazo.Ocurre mas frecuentemente en aquellas mujeres que tienen exceso de peso, o que tienen familiares diabéticos. Luego del parto, el 98% de estas pacientes no tienen mas diabetes, pero sí tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes mas adelante.El tratamiento de la diabetes inducida por el embarazo es siempre dieta y ejercicio; pero si con estas medidas no es posible lograr un control adecuado, entonces debe usarse insulina. La meta es la normalización del azúcar sanguíneo medido antes de las comidas, y la mantención de la glucemia por debajo de los 140 mg (120 mg en algunos centros) cuando es medida 2 horas después de las comidas.Si usted ha sido diagnosticada con diabetes del embarazo, su obstetra probablemente expandirá el grupo de personas que la cuida para incluir una educadora para diabetes, un endocrinólogo, una dietista, y un neonatólogo.


Parte II: Consejos para los padres de niños con diabetes

Cuando su niño fue diagnosticado con diabetes, es muy probable que usted haya experimentado algunas reacciones incluyendo incredulidad, pena y aún culpa.Se habrá preguntado vez tras vez porqué esto haya tenido que ocurrirle a su hijo, y habrá sentido que eso no es justo. Para poder realmente ayudar a su hijo, usted debe sobreponerse a esos sentimientos . De esa manera usted podrá aprender distintas técnicas para el buen cuidado de la diabetes.La familia entera deberá hacer cambios para ajustarse mejor a la condición de su niño. La manera en que usted maneja esta situación afectará profundamente la forma en que su hijo acepte o maneje su propia enfermedad. Cuanto mas usted aprenda acerca de la diabetes, más podrá ayudar a su hijo. Lea esta sección y luego le sugerimos que obtenga una copia de Children with Diabetes (Niños con Diabetes) por Linda Siminerios y Jean Betchart. Lo podrá conseguir a través de la Asociación Americana de la Diabetes (rama local o nacional), o de Diabetes Supplies ( materiales para la diabetes), 8181 North Stadium Drive, Houston, Texas 77054.

Como padre , usted seguramente está con una gran ansiedad, pero depende de usted el hecho de que su niño acepte su enfermedad con un mínimo de estrés.La Asociación Americana de la Diabetes, y la Fundación para la Diabetes Juvenil pueden ser de gran ayuda. Además, otros padres que han pasado por la misma situación estarán muy dispuestos a compartir ideas y consejos. Usted debe aprender a proteger sin ser dominante, y a supervisar pero a la misma vez alentar autosuficiencia. Trabaje junto con su niño para lograr un buen control, pero tenga en mente el hecho de que no siempre es posible lograr tal control.

La autoestima y al imagen que el niño tiene de sí mismo se ven amenazadas por la diabetes. Sea comprensivo y siempre esté listo para dar apoyo. Trate de no provocar ansiedad innecesaria sobre "hacer trampas" con la comida. El hacerlo, va a provocar sentimientos de culpa o hacer sentir a su hijo que el o ella es un "mal niño". Los niños que se sienten malos, probablemente se portarán de acuerdo a como se perciben ellos mismos. Ayude a su niño a planear por adelantado. Ningún padre debería asumir que un niño tenga total responsabilidad del control de su diabetes cuando son muy chicos, pero al final, la responsabilidad por comer apropiadamente, inyectarse insulina, medir la glucemia y planear ejercicio, será de su hijo. La madurez, independencia, autocontrol y autoestima irán en aumento a medida que su hijo aprenda cómo controlar la diabetes por sí mismo.

Un niño que tiene diabetes es primero un niño, y luego es una persona con diabetes. Como todo niño, necesita crecer física, social y emocionalmente. Padres que están atentos, que saben que hacer, que están tranquilos y son tolerantes, ayudarán dicho proceso. Los sentimientos de culpa y resentimiento solo llevan a problemas entre esposos y también con los hijos. La diabetes de su hijo es un desafío que toda la familia debe enfrentar junta. No es en ninguna manera un castigo por algo que alguno haya hecho.

Dificultades que los padres suelen encontrar

Un padre extremadamente ansioso formará un niño también extremadamente ansioso, que será muy dependiente. Al hacer absolutamente todo por su hijo, usted le está negando al niño la oportunidad de aprender autocontrol y generar la autoestima necesaria para una vida independiente.

Un padre permisivo siente que las restricciones alimenticias y las inyecciones diarias son demasiado para un niño. Ese padre ofrece recompensas especiales a la vez que ejerce poco y nada de diaciplina. Los hijos de padres permisivos, pueden crecer teniendo la impresión de que son incompetentes--incapaces de afrontar sus propios problemas-- lo cual a su vez refuerza los sentimientos de incapacidad.

Un padre perfeccionista puede llegar a lograr un buen control de la diabetes de su hijo sobre todo cuando es pequeño, usando la disciplina, pero esto también tiene riesgos. El niño puede sentirse culpable cuando no logra tener el azúcar de su sangre en un buen nivel, y muchas veces en estos casos se dan las situaciones en que hasta cambiará resultados obtenidos para lograr la apbobación de los padres. Durante la adolescencia, los hijos de padres perfeccionistas suelen rebelarse contra sus padres y contra los programas de control de la diabetes.

Un padre indiferente puede sin quererlo, forzar a su hijo a buscar atención por ejemplo rompiendo la dieta, o no administrándose las inyecciones de insulina. Los hijos de padres indiferentes, suelen tener depresión debido a la falta de disciplina, apoyo y supervisión. También tienen una mayor frecuencia de hospitalizaciones.

El rol de los padres 

El rol de los padres de niños con diabetes cambiará a medida que el niño crezca. Cada niño es diferente, pero hay ciertas reglas generales que puede seguir durante cualquier etapa. También hay algo que debe tener en mente no importa la edad de su hijo: Acéptelo. Ame, enseñe, discipline y guíe a su hijo de la misma forma en que lo haría si el niño no tuviese diabetes.No lo sobreproteja o malcríe. Acepte la diabetes de su hijo sin tener culpas. El aprender todo lo posible acerca de la diabetes, lo ayudará a sobreponerse a sus miedos y ansiedades. Y recuerde que usted no puede controlar la diabetes de su hijo siendo un padre en extremo controlador.

De los 0 a los 7 años

Durante estos primeros años, los padres tienen responsabilidad absoluta en todos los aspectos del cuidado de la diabetes. es importante , de todas maneras, tratar de involucrar al niño desde una edad temprana. Déles algunas opciones, por ejemplo, que elijan el lugar para la inyección, o el dedo de donde obtener la gota de sangre. Recuerde que la aprobación de los padres es demasiado importante durante esta edad. Es mejor decir que el azúcar está alto, bajo o normal; no use" bueno" o" malo ".

De los 7 a los 12 años

A pesar de que los padres todavía tienen la mayor parte de la responsabilidad, los niños de esta edad pueden comenzar a hacer algunas cosas como inyectarse o medirse el azúcar sanguíneo algunas veces. Mas o menos a los doce años, la mayoría de los niños pueden administrarse sus propias inyecciones, pero los padres deben estar siempre vigilantes, y hacereles recordar en el caso de que se olviden. Los niños que están en la escuela o que están jugando con amigos, deben tomar responsabilidad por lo menos parcial, de su dieta.La participación activa del niño en su propio cuidado, lo estimula para llegar a ser independiente y autosuficiente.

Trate de no ser rígido. Los niños necesitan aprender que se puede disfrutar de ciertas cosas en ocasiones especiales, por ejemplo en cumpleaño a los que asistan. no hay razón para que se sientan "diferentes". Una porción de un bizcocho de cumpleaños seguramente elevará el azúar de la sangre, pero el valor emocional de participar en la comida igual que otros niños, tiene un valor emocional también muy importante. Puede usar insulina extra para cubrir los carbohidratos extra que ingiera, pero discútalo primero con su médico.


  • Campamentos para niños con diabetes en Massachusetts
    Campamento Eliot P. Joslin para varones
    Charlton, MA

    Campamento Clara Barton para niñas
    North Oxford, MA 01537

    Póngase en contacto con la Fundación Joslin para la Diabetes , 1 Joslin Place, Boston, MA 02215, (617) 732-2646
    (508) 757-1211 (invierno)
    (508) 987-2056 (verano)
  • Información sobre otros campamentos puede ser obtenida de las oficinas locales de la Asociación americana para la Diabetes, o de la Fundación para la Diabetes Juvenil.

De los 12 a los 17 años

Durante la adolescencia, su hijo se rebelará ante la posibilidad de depender de usted para el control de la diabetes, Una vez que usted y su hijo han aprendido los principios en los que se basa el cuidado de la diabetes, debe permitirse al adolescente que participe en decisiones que conciernen a su tratamiento. Los adolescentes pueden actuar como si no tuviesen diabetes, ignorando sus tratamientos (sobre todo la dieta), y falsificando los resultados del monitoreo de su glucemia. A veces, necesitan sentir cuán enfermos pueden llegar a estar, anted de aceptar la importancia del control. La depresión en adolescentes con diabetes no es poco común. Ellos son lo suficientemente mayores como para entender temas como complicaciones de la diabetes y muerte. Desearían con toda el alma no tener que preocuparse por eso, y muchas veces se niegan a cuidarse y seguir instruciones porque asumen que van a morir jóvenes. Asegúrese de que su hijo entiende la importancia de lograr un buen control-- hay grandes posibilidades de que tratamientos significativos se lograrán en el futuro (vea el capítulo 15)--y también trate de que su hijo sepa o conozca gente con diabetes que lleva una vida plena y feliz. No dude en recurrir a un consejero profesional. También hay psicólogos que se especializan en niños con diabetes.

Deportes y clases de educación física

La diabetes no es una razón para que un niño o adolescente falte a clases de educación física, o que ni practique deportes. En realidad, el ejercicio regular es importante en el plan del cuidado de la diabetes. Si su hijo tiene la clase de educación física antes del almuerzo, aumente el tamaño del snack que come por la mañana. Si en cambio ,el niño participa en deportes después de la escuela, aumente el snack de la media tarde. Asegúrese de que su niño comprenda la importancia de llevar consigo una fuente de azúcar rápido. Esto no servirá si lo deja en el vestidor. y esté seguro de que el entrenador y algunos amigos saben cómo ayudar en el caso de su hijo tenga un episodio de hipoglucemia.

Grupos y campamentos para adolescentes con diabetes ayudan porque ofrecen una oportunidad de compartir sus problemas con otras personas que no son los padres, y que tienen su edad. Deje que su hijo adolescente vaya solo a algunas consultas con el médico o educador de diabetes.

Fiestas y adolescentes

Su hijo adolescente podrá disfrutar de fiestas y reuniones con sus amigos siempre y cuando recuerde las siguientes reglas:

  • Lleve bebidas gaseosas dietéticas
  • Reserve algunos intercambios de comida de la cena.
  • Elija los alimentos cuidadosamente. Intercambie hamburguesas, pizza, tacos, sandwiches, galletas y palomitas de maíz por los alimentos que comería en casa.
  • Reemplace las calorías que usará para bailar. Mida el azúcar sanguíneo y calcule aproximadamente cuantas calorías necesitará reemplazar. Luego de unas dos o tres veces,aprenderá cuantas calorías necesita reemplazar.
  • Al final de la adolescencia, su hijo comenzará a madurar en actitud y responsabilidad. Establezca metas realistas, y haga comentarios positivos. El estímulo y la apreciación son siempre mas efectivos que los castigos y amenazas.

Escuela

Es importante que los maestros, la enfermera de la escuela y otros miembros del personal conozcan algo acerca de la condición de su hijo. La sección 3 , un poco mas adelante, contiene un resumen conciso sobre la diabetes que ayudará al personal de la escuela a estar listo para cualquier eventualidad.

  • Imprima la sección 3 y dele una copia a la enfermera de la escuela o al maestro al comienzo del año escolar. También puede incluir información acerca de ciertos requerimientos específicos que formen parte del plan de cuidados de su hijo.
  • Llene una copia del formulario que encontrará mas adelante y désela a la maestra de su hijo al comienzo del año escolar.
  • Esté listo para responder preguntas que recibirá de los maestros acerca de las necesidades especiales de su hijo.
  • Use copias del formulario que verá a continuación para mantener un diario del monitoreo del azúcar sanguíneo y de los requerimientos dietéticos de su hijo.
  • También es una buena idea ir a la escuela por lo menos una vez al mes para preguntar cómo están yendo las cosas.

Niñeras

Como es normal para cualquier padre, usted también gustará de salir ciertas noches sin los niños. No deje que el hecho de que su niño tiene diabetes, lo prive a usted de ciertas actividades. Para que usted se sienta tranquilo, consiga una baby sitter de su confianza y dele instrucciones básicas con respecto al cuidado de la diabetes. Incluya lo siguiente:

  • Una breve reseña acerca de qué es la diabetes.
  • Instrucciones acerca de cómo medir el azúcar sanguíneo
  • Instrucciones para inyectar insulina
  • Comidas y bocadillos apropiados
  • Qué síntomas son típicos debido a azúcar bajo, y cómo tratarlos.

Mantenga a mano en un lugar especial todo lo necesario como ser: jeringas, glucómetro, bocadillos y lo necesario para tratar hipoglucemia rápidamente. También es de ayuda preperar una lista de las cosas que deben hacerse y en qué momento, e instrucciones escritas para procedimientos de emergencia.

Asegúrese que la niñera sepa cómo comunicarse con usted y con el pediatra en cualquier momento. Imprima copias de la siguiente sección o elabore los suyos , de la manera más conveniente.


A la niñera

________________________tiene diabetes.

La diabetes significa que el páncreas del niño no produce suficiente insulina. Sin insulina, los alimentos no pueden ser usados en forma apropiada. Un niño que tiene diabetes debe recibir inyecciones diarias de insulina y debe balancear alimento con ejercicio.

Una reacción insulínica puede ocurrir si el azúcar de la sangre baja demasiado rápidamente-- especialmente antes de las comidas o después de hacer ejercicio.

SIGNOS DE ALARMA SOBRE UNA PROBABLE REACCION A LA INSULINA 

  • Palidez
  • Sudoración
  • Temblor, nerviosismo
  • Dolor de cabeza, náusea, dolor de estómago
  • Cambios en el humor
  • Confusión
  • Irritabilidad

Este niño generalmente tiene los siguientes síntomas cuando está teniendo una reacción: _____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

Si esto sucede, déle inmediatamente azúcar de la siguiente forma:

  • Gel de glucosa o tabletas o
  • Azúcar o miel, dos cucharaditas, o
  • Jugo de frutas, 1/2 a 2/3 de taza o
  • 1/2 a 2/3 de taza de una bebida gaseosa (que no sea de dieta)
  • Caramelos, dos o tres, o 10 jelly beans
  • Encontrarás estos elementos en: _________________________________________ _____________________________________________________________________

Repetir el mismo alimento si el niño no mejora en 10-15 minutos.

Siga luego con un vaso de leche y una galletita o un pequeño sandwich.

Si el niño no mejora luego de comer el bocadillo, llame a los padres o al médico.


Part III: Las cosas que el personal de la escuela debería saber acerca del estudiante con diabetes

Preparado por el Comité sobre la Diabetes en los Jóvenes

Apoyado por el Departamento Nacional de Educación de Enfermeras Escolares.

Lo alentamos a que imprima estas páginas y se las dé al maestro/a de su hijo cada año .

INFORMACION GENERAL 

Todo el personal de la escuela ( maestros, enfermeros, directores, trabajadores de la cocina, supervisores de las sala de juegos, choferes de buses, consejeros, etc) deben ser informados de que un estudiante tiene diabetes. Es imperioso que todos comprendan los fundamentos básicos de la enfermedad y su cuidado.

La diabetes NO es una enfermedad infecciosa. Es el resultado de la incapacidad del páncreas de hacer una cantidad suficiente de insulina. Sin insulina, los alimentos no pueden ser usados apropiadamente por el cuerpo. La diabetes puede ser tratada pero no curada, por lo menos en estos momentos. El tratamiento consiste en inyecciones diarias de insulina y un plan de alimentación adecuado. Los niños que tienen diabetes pueden participar en todas las actividades escolares, y no deberían ser considerados diferentes de los otros alumnos. Es esencial que el persinal de la escuela tenga reuniones con los padres de estos niños al comienzo de cada año escolar para obtener mas información acerca del niño y sus necesidades específicas. La comunicación entre los padres y el personal de la escuela ayudará al niño diabético a tener una experiencia escolar feliz y normal.

Las reacciones a la insulina (hipoglucémicas) ocurren cuando el azúcar sanguíneo está demasiado bajo. Esto sucede cuando existe un disbalance de insulina, demasiado ejercicio, o muy poco alimento. En estas circunstancias, el cuerpo envía numerosas señales de alarma. Si estas señales son reconocidas a tiempo, la reacción puede ser tratada rápidamente dando algún tipo de azúcar. Si la reacción no es tratada, el niño puede sufrir convulsiones y perder la conciencia. Generalmente estos niños pueden reconocer ciertos síntomas que alertan sobre la posibilidad de una reacción hipoglucémica, y deberían ser alentados a reportarlos:

SIGNOS DE ALARMA ACERCA DE UNA REACCION INSULINICA 

  • Hambre excesiva
  • Visión borrosa
  • Disminución de la coordinación
  • Sudoración
  • Irritabilidad
  • Dolor abdominal o náuseas
  • Palidez
  • Llanto
  • Mareo
  • Incapacidad para concentrarse
  • Respuestas o acciones inapropiadas
  • Nerviosismo o temblor
  • Fatiga o sueño

TRATAMIENTO

Ante cualquiera de los síntomas mencionados, de azúcar inmediatamente en una de las siguientes formas:

  • Tabletas o gel de glucosa
  • Jugo de frutas, 1/2 a 2/3 de taza
  • Bebida carbonatada (pero que no sea de dieta o sin azúcar), 180 cc
  • Caramelos, dos o tres
  • Otro azúcar que el padre haya provisto

Es muy probable que cuando un estudiante esté sufriendo una reacción hipoglucémica, sea necesario recordarle o hacerlo comer. Si no se observa mejoría en unos 15 a 20 minutos, se debe repetir el alimento. Si, luego de esta segunda porción de alimento conteniendo azúcar, no se observa mejoría, los padres del estudiante y/o el médico deben ser notificados.Una vez que el niño mejora, debe también dársele una pequeña porción que consista en medio sandwich y un vaso de leche. El estudiante podrá entonces reanudar sus actividades escolares normales, y los padres deberán ser notificados del incidente.

Los niños con diabetes siguen una dieta recetada, y pueden seleccionar cosas del menú de la escuela, o traer su propio almuerzo. Las personas que trabajan en la cocina del hospital, deben saber acerca de las necesidades dietéticas del estudiante, incluyendo la necesidad de comer bocados en la media mañana, y a la mitad de la tarde, para ayudar a prevenir recciones hipoglucémicas. Debe también proveerse tiempo suficiente para que puedan terminar toda la comida.

Es probable también que sea necesario medir el azúcar sanguíneo durante el día, en la escuela. Esta información es necesaria para determinar un plan de ejercicio e insulina que seas apropiado .También es útil, obtener una medición del azúcar si el niño se enferma o no se siente bien durante el día.

CONSEJOS GENERALES

El niño con diabetes debería ser cuidadosamente observado en clase, especialmente antes del almuerzo. Es mejor que las clases de ejercicio y educación física no sean justo antes del almuerzo, y es también conveniente que el estudiente no sea asignedo al segundo turno del almuerzo. Muchos niños requieren alimento antes de ejercicio intenso. Por todo esto, las enfermeras y los maestros de la escuela deberían tener alimentos con azúcar rápida a disposición todo el tiempo. El estudiante con diabetes también debería tener siempre consigo un bocado de azúcar y debería ser permitido a usarlo para tratar reacciones.

El coma diabético, que es una seria complicación de la enfermedad, es el resultado de diabetes no controladad. Esto NO sobreviene en forma rápida y generalmente no debería ser una preocupación para el personal de la escuela.

INFORMACION PARA EL MAESTRO

  • Nombre del estudiante _____________________________________ Fecha _____________
  • Nombre del padre/madre ______________________________________________________
    Dirección ___________________________________________________________
    Teléfono (casa) _____________________ (trabajo) ___________________________
  • Nombre de persona que debería ser llamada en caso de emergencia ____________________________________
    Relación _______________Teléfono durante el día ____________
  • Nombre del médico ____________________________________________________
    Dirección ___________________________________________________________
    Teléfono _____________________________________________________________
  • Signos y síntomas que el estudiante puede presentar precediando a una reacción hipoglucémica:
    _________________________________________________________________
    _________________________________________________________________
    __________________________________________________________________
    Tiempo del día en que es más probable que ocurra una reacción: __________________________
    Tratamiento más efectivo ____________________
    __________________________________________________________________
    __________________________________________________________________
    Bocadillo de media mañana o media tarde ___________________________________________
    __________________________________________________________________
    Cosas que puede dársele en el caso de una fiesta en la escuela: __________________________________
    __________________________________________________________________

Es probable que un estudiante con diabetes necesite medirse el azúcar sanguíneo durante el día para saber cuál es su nivel en ese momento. Los padres le mostrarán cuál es el método que usan y le dirán a qué nivel es necesario llamarlos. Los estudiantes generalmente son capaces de hacer la medición por sí mismos.

NOTAS PARA EL DIA DE HOY

  • Nombre ______________________________________________________
  • Maestro o maestra ______________________________________________________________
  • Mida el azúcar sanguíneo a las:
    _____________________ ____________________ ______________________
    Anote el resultado :
    _____________________ ____________________ ______________________
  • Debe comer: ____________________________________________________________
    _____________________________________________________________________
    _____________________________________________________________________
    ______________________________________ a las _________________horas.
  • Debe comer: ____________________________________________________________
    _____________________________________________________________________
    _____________________________________________________________________
    ______________________________________ a las _________________horas.
  • Debe comer: ____________________________________________________________
    _____________________________________________________________________
    _____________________________________________________________________
    ______________________________________ a las _________________horas.
  • Teléfono de los padres:
    _____________________________________Dirección: __________________
  • Doctor:
    _______________________________________Teléfono: __________________

RECUERDE: El cuidado de la diabetes es un esfuerzo de equipo que lo incluye a usted, su médico y el personal educador para la diabetes del lugar donde usted recibe su cuidado médico. Este manual no puede y no fué escrito con la intención de reemplazar ese trabajo en equipo. 

Aquí se presenta el punto de vista del grupo para el cuidado de la diabetes del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Es posible que otros grupos tengan otra aproximación a algunos aspectos de la diabetes que difiera de los presentados en este manual. Aunque la mayoría de los grupos que tratan a las personas diabéticas tienen una gran concordancia en lo que respecta a PRINCIPIOS GENERALES del cuidado de la diabetes, pueden haber diferencias en DETALLES. Puede haber más de una" forma correcta" de tratar un tema específico en relación al manejo de la diabetes. 

Manténgase siempre en contacto con su equipo para el cuidado de la diabetes, y hágales cualquier pregunta que pueda tener sobre el contenido de este libro.


Copyright 1995, 1996, 1997 Ruth E. Lundstrom, R.N., John P. Mordes, M.D., Aldo A. Rossini, M.D. All rights reserved.

Spanish translation copyright 1997 Jessie A. Block-Galarza, M.D. and John P. Mordes, M.D.

This page was last revised on July 8, 1997.